domingo, 21 de febrero de 2010

Sol, mar, arena...

 Amanece en Mogo Mogo - Archipiélago de las Perlas

En los últimos días he tenido la oportunidad de visitar el Archipiélago de las Perlas, ubicado en el golfo de Panamá. Solo el nombre ya es bastante sugerente. Imágenes de cocoteros, arena blanca, piratas y barriles de grog vienen al pensamiento casi inmediatamente. Ciertamente, todo esto lo podemos encontrar allí. Incluidos los piratas, tal vez reconvertidos en hábiles especuladores financieros o en mercaderes de sustancias prohibidas, sus galeones transformados en fuerabordas trimotor, sus parches y garfios metamorfoseados en rolex y cadenas de oro macizo, se pasean hoy día por las aguas turquesa de las Perlas.

Después de un viaje en lancha de hora y media desde Ciudad de Panamá, llegamos a la isla de Contadora. Todo un despropósito en cuanto a sostenibilidad y cuidado del paisaje natural se refiere. No duramos más de media hora. Nuestra intención es tomar otro bote que nos deje en alguna de las numerosas islas no habitadas, y acampar por tres días. La opción más sensata parece ser dirigirse a la isla de Mogo Mogo. No está lejos y aparentemente no hay nadie.
 Un Ostrero Pío Americano se activa con las primeras luces del día en Mogo Mogo

Lo cierto es que nuestro destino es, a todas luces, perfecto. Podría ser un lugar sacado de cualquier catálogo de viajes. Si, de estos que lo primero que hacen es meterte en un hotel para que bebas y comas hasta perder el sentido. Solo que esta vez es de verdad, y es todito para nosotros. Sin hotel, sin restaurante, sin turistas borrachos ni cochecitos de golf. Solo Sol, Mar, Arena y una no desdeñable cantidad de fauna. Los abundantes rabihorcados se suspenden en el aire sin realizar el menor esfuerzo, miles de cormoranes abandonan su dormidero para pescar y los pelícanos se lanzan contra la superficie del mar para obtener sustento, permitiendo que su tejido subcutáneo, inflado de aire, absorba la mayor parte del impacto contra el agua. Y nosotros creemos que el paraiso se ha pintado enfrente de nuestros morros.

Al poco de poner el pie en la orilla la imagen paradisíaca que teniamos ante nuestros ojos se esfuma.

4 comentarios:

Angel dijo...

Que paso?? Estoy en vilo!!

Cris dijo...

¿Se esfuma por qué¿, que intriga...

piesligeros dijo...

¡¡Caramba y yo muriéndome con una quimioterapia!!! que lo disfrutes hermano

Anónimo dijo...

Mosquitos asesinos?