viernes, 13 de julio de 2007

No todo podía ser bueno

Hemos tenido unos días algo durillos esta semana con los halcones. Para empezar hemos pasado de tener un solo halcón volando a tener cinco. A una de las halconas hemos tenido que cogerla del suelo y ponerla de nuevo en el hack box dos veces. Además, el único macho liberado no nos ha salido muy listo que digamos. El lunes hizo su primer vuelo, bastante decente, pero estuvo casi tres días sin comer. Para mejorar la cosa la halcona anillada "AC" hizo su primer vuelo y se quedó toda la noche en un árbol seco perfectamente situada para que se la llevara un búho por delante. Intentamos acampar esa noche cerca del “hack site” para amedrentar a los posibles intrusos con nuestra presencia, pero empezó a llover a mares... Resultado: todos caladitos, con frío y retirada. La única que aguantó el tirón fue Marta, que volvió y se quedó en vela toda la noche vigilando a "AC". Así que a la mañana siguiente, esto es el miércoles, los ánimos no estaban en su mejor momento. La lluvia era omnipresente, y la verdad es que estábamos bastante cansados y preocupados por el macho que todavía no había ido a comer.

Por mi parte, bastante tenía con vigilar a "AC", posada en su rama miserable de la cual no se había movido en toda la noche, con un poncho de plástico impermeable (o eso decía en la etiqueta correspondiente) y aguantando el chaparrón. Hallábame yo en esta tesitura cuando dejó de llover. "Qué bien", me dije yo. En ese mismo instante, como leyéndome el pensamiento, hicieron su aparición unos mosquitos diminutos. Para ser más exacto hicieron su aparición millones de mosquitos diminutos, ansiosos por probar tan delicada y tersa piel, como es la mía. Mientras tanto "AC", impasible, observaba sin parecer compadecerse demasiado de mí. Después de una angustiosa hora, que se me antojó eterna, desaparecieron los mosquitos. Por qué, os preguntareis. Bien, porque era el turno de unos escarabajos, también diminutos, que no pican pero que son tan molestos o más porque se dedican a pegarse a ti y a corretear todo el cuerpo sin motivo aparente. No hay por qué preocuparse, después de un tiempo por estos lares sabes perfectamente que el ataque de los escarabajos solo dura una hora: desde las 6 hasta las 7 de la mañana, como un reloj. Estos escarabajos dan la vez a las auténticas, las únicas, las temibles... "Black flies". Detrás de este funesto nombre no se esconde otra cosa más que unas moscas diminutas (pero no tanto como los mosquitos o los escarabajos) en apariencia pacíficas. No pican, no te corretean, pero tienen el ligeramente incómodo capricho de morder y chupar la sangre de sus víctimas.

Una "Black fly" se nutre a través de mi ya maltratada piel

Así que allí estaba yo, con una mano sujetando los prismáticos y con la otra rascándome las picaduras de los mosquitos y sacudiéndome las black flies que me revoloteaban. Fue entonces cuando noté un escozor penetrante en mi pierna izquierda y nada más mirar a mis pies caí en la cuenta de que unas hormigas rojas (antojaronseme cientos) habían llegado hasta mis rodillas y continuaban, impertérritas, su singladura hacía zonas más altas y más nobles. Cuando empecé a sacudirme las piernas y a moverlas espasmódicamente las hormigas parecieron entrar en frenesí y comenzaron, de manera voraginosa, a morderme y lanzarme ácido fórmico. Cegado por el dolor y temiendo un shock anafiláctico hiperagudo, empecé a sacudirme enérgicamente al tiempo que me quitaba el pantalón, ya que una gran parte de las hormigas, las más venturosas, se habían introducido dentro del mismo. Craso error, este es el momento que las Black flies estaban esperando para someter mis tiernas extremidades posteriores a sus implacables mandíbulas y robarme parte de mi preciado fluido vital.

Baste decir que una precipitada carrera de vuelta al hack site fue suficiente para deshacerme de estas crueles criaturas. Después de todo…no fue tan terrible.

Hace dos días descubrí dos nuevas formas de terror artrópodo. Una de ellas, las termitas aladas que llenan el cielo después de las fuertes lluvias. Se posan en cualquier lado (por supuesto no discriminan a nada ni a nadie) y tienen la desagradable costumbre de perder las alas y corretearte. La otra se trata de unas moscas mínimas, que me recuerdan a las terribles midges a las cuales tuve el “placer” de conocer en las Highlands escocesas. Estas moscas no pican, no muerden, no corretean ni despiden ácido. Únicamente intentan, por todos los medios, introducirse en cualquier orificio corporal a su alcance.

Dejaremos de lado por esta vez a los macroinvertebrados, léase tarántulas o escorpiones, con los cuales de momento solo ha habido encuentros “amistosos”.

Sin embargo, no solo hay insectos molestos. De vez en cuando te encuentras algunos bichos fascinantes. Todo tipo de escarabajos, insectos palo, saltamontes, mantis, etc.

De todos estos se lleva la palma el siguiente espécimen, el ser vivo más… RARO que he visto nunca y que paso a presentaros a continuación.

Preparados, listos…

En este momento estaréis pensando: ¡PERO…QUÉ…ES…ESTO!

Os juro que se movía, caminaba e incluso dio un corto y torpe vuelo. Intentaré averiguar el nombre de este insecto alienígeno para revelarlo en siguientes entregas.

8 comentarios:

Anónimo dijo...

Dios!!! Sí, sí... pasa el nombre de ese bicho, porque parece un desecho de plumas postcarnavaleras!!!
Muy graciosa la situación del "Bugs Attac". Lo siento, seguro que fue dolorosa, pero me he reído... Eso si, me alegra comprobar que tu reacción a las picaduras no es tan horrible como la mía!
Bonitas fotos las de los insectos.!

jon dijo...

Aupa Yeray, esta genial la narración. Muy cómica en algunas partes. Ahora estarás pensando que te llevaste pocos botes del repelente visto lo visto... Bueno chiquitín, solo queda pillar una tarta, soplar unas velas y desear que no te piquen más bichos. Y si no sucede, al menos que tengas feliz cumpleaños. Besos

yolanda dijo...

Echaba en falta tus narraciones, pero ésta ha superado todo ,yo creo que hasta que esos visitantes se vayan, yo no apareceré por ahí, solo lo siento por tu bonita piel que ya veo que te la están machacando todos esos ANIMALEJOS que acabaran por chuparte la poca sangre que te quedará, pero tú no te dejes , animo y adelante, que tengas un bonito día de cumpleaños y que lo celebreis si podeis, un besito.

Blanca dijo...

Hola Yeray.¡ MUCHAS FELICIDADES !. Nos hubiera gustado estar este día contigo pero has preferido estar con esos bichos muy bonitos en las fotos y muy cabr..... por lo que cuentas en la realidad.
Como dice Jon pillate una tarta y sopla unas velas y disfruta de este día. Felicidades de parte de amatxo y de Fide. Un beso fuerte. Cuidate y cúbrete para que no te acribillen tus amigos.
Jon,un beso fuerte tambien para ti .

Fernando dijo...

Felicidades zagal!!!
Me alegro de que te hayan dao la grande y más que te tienen q picar,que como bien dices no todo puede ser bueno(q mala es la envidia :S)
La proxima te tiras a un estanque y ya nos cuentas como te ponen las sanguijuelas,que tienen que ser de las pocas que no te han chupao la sangre :D
Por cierto el bicho peluca ese ya nos contaras lo que es, ponle el deo a ver si tb pica.
AJU,AJU ADIOS XAVALOTE!

Anónimo dijo...

No me sorprende que te encuentres en medio del cacaomaravillao de esa increíblemente pobre-rica América. Tienes humanidad, solidaridad y el suficiente grado de inconsciencia-social, como para jugártela.
Lo dijo Pepe Mujica, ex-tupamaru:
"hay quienes se juegan la vida en los circuítos de la F1 y por dinero...yo, en circuítos sin formular y sin dinero,...pero por mi pueblo"
La labor que haces puede parecer un grano de arena...ES UNA MONTAÑA.
Me alegra vaya todo bien y pórtate mal.

cavas dijo...

ESE YERI SUFRIDOR!!!
lo siento por tí(esto es por cortesía, en verdad disfruto con el dolor ajeno), pero después de todo eres el único al que le pueden picar esos bichejos, así que no te quejes.
por cierto, que el bicho más raro no es la moña de pelos y pelusas esa de la foto, pa mi que el más raro eres tú. ¿qué es eso de EXTREMIDADES POSTERIORES???? culo yeray, lo que tu dices se llama culo.
un abrazo, que parece que por allí no te dan cariño

miguel dijo...

el pupas no era yo?... felicidades atrasadas...

por cierto en Madeira ni un bichito molesto...